Pon seguridad en tu cocina

Cocinar es divertido y su fin es alimentarnos, pero para que estemos tranquilos y podamos seguir disfrutando de este arte hay que seguir algunas normas para no correr ningún riesgo, pues estamos expuestos a factores peligrosillos.

La ropa para cocinar ha de ser cómoda, evitando llevar manga larga, ya que se puede prender y no es plan de adelantar las fallas de Valencia. Los mangos de sartenes, cacerolas… siempre deberán estar hacia el interior de los fogones. Si estamos dados la vuelta o nos movemos, podemos chocar con ellos con el consecuente desperdicio de tiempo y alimentos, pues lo más probable es que termine en el suelo. Al cortar, siempre colocaremos los dedos en forma de garra de águila sujetando el alimento, con ello evitaremos añadir carne cuando no hay necesidad.

Los utensilios a utilizar para dar la vuelta a los alimentos, remover o realizar cualquier acción siempre es mejor que sean no conductores, por ello emplearemos la madera, el teflón o si usamos alguno de metal, que el mango sea siempre de los materiales mencionados anteriormente. Cuando pasemos un cuchillo o material punzante a nuestro compañero lo sostendremos por la punta para que quien lo coja, lo reciba por el mango y no se corte. Además los cuchillos deben estar afilados, para que no hagamos tanta fuerza al cortar. Cuando no los estemos utilizando siempre los dejaremos con el filo hacia abajo y si se caen no intentaremos cogerlo, ya lo limpiaremos después. En cuanto a los recipientes de vidrio, es mejor tenerlos separados de la fuente de calor para que no exploten (sí, en determinadas circunstancias puede suceder).

El aceite cuando está caliente y añadimos un líquido o alimento frío suele saltar, por lo que hay que hacerlo con precaución, ya que si por ejemplo añadimos agua sobre aceite, lo que nos salpicará será este último. Por ello siempre tendremos que ir cubiertos con la ropa, para no dañarnos la piel. Se pueden utilizar manoplas para no quemarnos al trasladar un recipiente caliente, siempre prestando atención a la llama, si está encendida.

Ya sabéis: “más vale prevenir que curar.” Para más información podéis pinchar aquí.

Raquel Campaya

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s