Golosinas estúpidas: Push Pop

Cuando he empezado a pensar en este post lo estaba enfocando desde el punto de vista de “es una golosina completamente estúpida y que te dejaba los dedos pegajosos”… pero buscando más datos por Internet me he reencontrado con este vídeo, ¡Madre Mía!

Vamos por partes porque esto no tiene desperdicio. Atrás dejaremos las implicaciones sexuales facilonas de meter el dedo por un sitio y que algo asome. Me voy a centrar en ver como actuaban esos niños de apariencia americana y en intentar poner las situaciones en nuestra sociedad.

Al margen de que los doblajes eran bastante cutrones, no hay más que ver que no coincide ni la palabra Push Pop, nadie va a dar unos lametones tan rancios a semejante cantidad de caramelo en barra. Por naturaleza un niño no tiene paciencia y yo recuerdo que de pequeño los chupetones no eran tan escasos, sin descartar que no le pegara un mordisco al tema y me quedara sin juguete. Aunque vale, este punto lo podemos pasar.

Pero lo que no vamos a obviar es que el chico se enfrenta al abusón diciéndole “no me des, dale al Push Pop”, luego le da una chupada y se lo ofrece… Imaginaos, vosotros estáis en el recreo tan ricamente, os viene el matón del patio a tocar las narices y sólo se os ocurre decirle una frase tan moñas como esa y ofrecerle un caramelo fálico que acabáis de pasaros por la lengua, ¿Cómo va a reaccionar ese delincuente en potencia rebosante de ganas de soltar un sopapo al primero que pille? Espero que yo no sea el único que ve esto como algo fuera de lugar en la idiosincrasia de la relación con los macarras de patio.

Pero aquí no para la cosa. Fijaos en el chaval de la gorra y contestadme, ¿Se da un caramelazo en la nariz con el Push Pop de fresa? Si es así, aparte de quedarse con la nariz pegajosa, el muchacho tiene que tener  la autoestima por los suelos, se ríe porque le está grabando una cámara.  Ya casi para terminar, si por casualidades del destino lo encontráis por algún lado y lo queréis mirar fijamente, alejaros el tubito de los ojos u os quedaréis tan bizcos como la niña del segundo 16 que a poco más y se los cambia de sitio. A propósito, siguen existiendo.

Disfrutad del vídeo y quede desde aquí mi más sincera oposición a un caramelo que te dejaba los dedos pegajosos, que se quedaba adherido a los lados del cilindro y que tenía aspecto de spray anti-violador.

Luis Crespo

P.D. Matutano nunca debió meterse en el mundo de los caramelos

Anuncios

3 Respuestas a “Golosinas estúpidas: Push Pop

  1. Tan cruel como real, y lo peor de esta golosina de gusto genérico es el precio.
    Aquí en Argentina varía entre los 6 y 8 pesos argentinos, cuando una chupaleta común [o chupetín] equivale a unos 0,50 ctvos, es decir me puedo comprar muchisimos más y compartir con mis amigos sin andan contagiándome gérmenes por chupar algo entre todos. jaja…

    Excelente review!

  2. El Push Pop era de todo menos estúpido!!!!!! Jajajajaja. Era el mejor caramelo que te podías comprar. Después, con un globo una goma podías tener el mejor tirachinas de todos los tiempos!!! Pobre Push Pop… estos anuncios lo convirtieron en un incomprendido social!!!

  3. Tienen que tener la cabeza bien sucia ustedes para llevar todo a lo fálico, las golosinas fueron creadas para los niños en donde por ninguna parte de su mente pensarían en algo malo, haganse ver están ustedes mal de la cabeza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s