El riesgo de abusar de los chicles

chicle-pan

Aunque muchos piensen que se trata de un mito, en realidad, abusar de los chicles como sustitutivos del tabaco o las comidas puede provocar diarreas y pérdidas de peso. Esto es causado por el sorbitol, empleado como laxante y edulcorante en algunas comidas. Pero investiguemos un poco más acerca de esto.

Si buscáis en páginas de Internet para corroborar la información descubriréis que la mayoría habla de este efecto cuando se trata de chicles y caramelos sin azúcar. Efectivamente es en éstos, ya que se emplea el sorbitol como sustitutivo del azúcar, también conocido como el E-420, en alimentos de carácter dietético. Unos investigadores alemanes atribuyeron el diagnóstico final de dos pacientes al abuso de consumo de chicles. Éstos sufrían diarrea crónica, pérdida de peso severa y dolor abdominal. Pese a las advertencias que aparecen en las cajas de chicles, la mayoría de consumidores no asocia los problemas intestinales con el consumo excesivo de sorbitol.

Pero, ¿qué es el exactamente el sorbitol? Se trata de un poliol o alcohol de azúcar que se obtiene por reducción de la glucosa, industrialmente hablando. En la naturaleza se produce por la fotosíntesis en las hojas de ciertas plantas de la familia de Rosaceae y Plantaginaceae, aunque también se encuentra en las peras, manzanas, cerezas, melocotones o duraznos.

El sorbitol sólo es nocivo si se abusa del mismo porque nuestro organismo lo metaboliza lentamente.

Raquel Campaya

Vivan las tapitas de Jaén

jaen-pan1

Estás de vacaciones, te vas a un bar, pides una caña y te ponen un sandwich mixto con un platito de olivas. ¡Ole sus coj…! ¡Vaya Semana Santa de comer!

Antes de nada debemos pedir disculpas por haber estado tantísimo tiempo sin escribir… si tuviéramos excusa nos agarraríamos a ella como un clavo ardiendo, pero como no la tenemos preferimos callarnos.

Supongo que con el titular del post ya sabréis que nos referimos a Jaén, una de las zonas que más te “ataca” con comida rica de manera gratuita. Pensábamos que la fama se iba a comer a la verdadera realidad, pero no.

Todos los sitios en los que nos paramos a tomarnos una cañita, o un Nestea en el caso de Raquel, tenían tapas diferentes a las anteriores. Nunca en nuestra vida habíamos recibido un sandwich mixto al pedir una bebida en un bar… ¡Y vive Dios que nos gustó!

Además, los precios de las bebidas y las raciones eran mucho más baratos de lo que nos podíamos imaginar. Bien es cierto que no fuimos a sitios muy turísticos, quizás por eso los precios no estaban tan inflados como en otros lugares.

En este caso no os podemos aconsejar un restaurante en exclusiva, ya que si vais a la zona de Jaén ,sobre todo a sus pueblos, en cualquier sitio os van a poner bien de comer y bastante baratito.
Al margen de la comida, el viaje ha estado muy chulo y aconsejamos a todo el que quiera que se pase por el Parque Natural de la Sierra de Cazorla. Si queréis más información, preguntad.

Jamie Oliver, el cocinero urbano

Sin delantal, con ropa casual y un lenguaje directo es como Jamie Oliver ha logrado hacerse un hueco en los hogares. Primero en las teles británicas y más tarde en las europeas la figura de este joven cocinero lleva muchos años alargándose.

En Mayo cumplirá 34 años y llevará cerca de 20 dedicándole tiempo a los fogones. Su padre tuvo un pub-restaurante y él no tuvo ningún problema en continuar la saga.

El distintivo que le ha hecho triunfar por encima de otros chefs es su cercanía. Cada comida que hace es una historia diferente en la que tiene que ayudar a un amigo, esperar a un compañero o simplemente hacer comida para su familia. El formato le ha dado el éxito que se merecía al innovar de esa manera.

Jamie ha sabido utilizar Internet a las mil maravillas y convertir algunas de sus recetas en virales. Uno de esos vídeos es la receta de cordero al curry donde une la cocina con otra de sus pasiones, la música.

Desde aquí quiero confesarme como fan de este muchacho. Eso sí, no todo son halagas en esta vida. No me gusta que eche tanta mantequilla a las comidas y que algunas recetas estén tan especiadas… matan el sabor propio de la carne. No todas iban a ser cosas perfectas, ¿no?

Contra el hambre, mejor caramelo que chicle

caramelo-chicle-pan

A lo largo del día el hambre llama a nuestra puerta, pero la mayoría de las veces ya sea por que estamos trabajando, porque estamos en clase, o porque estamos fuera de casa, nuestra solución es introducirnos un chicle en la boca. En otras ocasiones elegimos la opción del caramelo, la cual, como explicaremos a continuación, es mejor.

¿Qué sucede cuando tomamos un chicle? Comenzamos a salivar más y esto envía una orden a los jugos gástricos del estómago que comienzan a trabajar. Pero…¡sorpresa! ¡No hay alimento que digerir! Es decir, estamos alterando las funciones de estos ácidos que son los que nos ayudan cuando sí hay alimento. Al no tener nada frente a lo que actuar, estos jugos generados pueden interaccionar con otras sustancias de nuestro organismo, lo que no nos favorece en absoluto. En el caso de los caramelos, es parecido, pero como dura mucho menos en nuestra boca, el efecto es mínimo.

Por tanto, cuando tengáis hambre y no tengáis qué comer a mano, elegid la posibilidad de tomar un caramelo en vez de un chicle, aunque como siempre, sois libres de vuestra elección.

Raquel Campaya

ElCocinillas en Agualimón: 7ª Parte

podcast

Esta semana nos pusimos picantes y  hablamos de comida sexual. Tratamos desde el punto de vista del antes al del durante. Para el que no lo haya pillado nos referimos a afrodisiacos para adelantar un poco los trámites y a diversos elementos que se utilizan en los momentos claves, ahí sí que no me voy a meter en profundidad.

Mejor que lo escuchéis, disfrutadlo.

Tapas “refrescocerveciles”: Oreja de cerdo

oreja-pan

Como viene siendo tradición, no os voy a aconsejar algo que esté malo y la oreja no va a ser lo primero. Bien es cierto que esta tapa no es como la paella o las patatas fritas, que le gusta a todo el mundo, sino que la textura puede echar para atrás a algunas personas. Para mí es uno de esos manjares exquisitos que dejan las manos pegajosas, algo que suele ser sinónimo de estar rico.

La oreja de cerdo con tomate, con ajillo o picante son alimentos que, por lo menos en Madrid, son difíciles de encontrar si no pides una ración. Los bares más céntricos suelen ponerla a la segunda o tercera cerveza, pero casi todos los que la hacen bien aguantan hasta que la pides expresamente y te dejas los duros.

Es muy importante que si la hacéis en casa la hayáis comprado en un sitio de confianza. Me sé yo de uno que la vio en un supermercado, le entró tal subidón que no miró la fecha de caducidad del envasado y se comió medio plato rancio. No creo que deba dar más pistas sobre la identidad de la persona pero sólo os diré que aún no sé cómo no me puse a morir allí mismo.

Un día os haré la receta de la oreja a la cerveza… uufff, muy buena!

Luis Crespo

Hoy aconsejamos… “El Rancho de la aldegüela”

Lo primero que queremos aconsejar es que las despedidas de soltero se comiencen por una buena comilona, da igual si es conjunta o por separado. Nosotros elegimos “El Rancho de la aldegüela” un sitio en el que sabíamos que no iba a faltar un buen cochinillo y un sabroso cordero. No nos defraudaron.

Nada más llegar nos sirvieron de aperitivo un foie muy rico que untado en pan de pueblo sabía de mil amores. Los primeros platos que pedimos fueron para compartir y no sorprendimos de lo gigantescas que eran las ensaladas.

Una vez que llegó el plato fuerte el mundo se paró, plantaron unas cuantas fuentes de carne y la baba se cayó del todo. Tanto cochinillo como cordero estaban sublimes, yo creo que no les pondría ninguna pega.

Digo mi opinión porque Raquel decidió pedirse secreto de cerdo, un manjar donde los haya. La sabrosísima pieza iba acompañada por una salsa y cebolla caramelizada con el punto exacto. ¡Exageradamente bueno!

Lo dicho, aconsejamos 100% este restaurante que está en Torrecaballeros, un pueblo a 10 kilómetros desde el acueducto de Segovia, aprox. Merece la pena desviarse un poquito y comerse una buena carne. Eso sí, reservad y decidles cuantos queréis comer cochinillo y cordero porque lo mismo os encontráis que no hay.

P.D. Al que le guste la canción se llama “Cape Cod Kwassa Kwassa” y está interpretada por Vampire Weekend.