Archivo de la etiqueta: aperitivo

Tapas “refrescocerveciles”: Oreja de cerdo

oreja-pan

Como viene siendo tradición, no os voy a aconsejar algo que esté malo y la oreja no va a ser lo primero. Bien es cierto que esta tapa no es como la paella o las patatas fritas, que le gusta a todo el mundo, sino que la textura puede echar para atrás a algunas personas. Para mí es uno de esos manjares exquisitos que dejan las manos pegajosas, algo que suele ser sinónimo de estar rico.

La oreja de cerdo con tomate, con ajillo o picante son alimentos que, por lo menos en Madrid, son difíciles de encontrar si no pides una ración. Los bares más céntricos suelen ponerla a la segunda o tercera cerveza, pero casi todos los que la hacen bien aguantan hasta que la pides expresamente y te dejas los duros.

Es muy importante que si la hacéis en casa la hayáis comprado en un sitio de confianza. Me sé yo de uno que la vio en un supermercado, le entró tal subidón que no miró la fecha de caducidad del envasado y se comió medio plato rancio. No creo que deba dar más pistas sobre la identidad de la persona pero sólo os diré que aún no sé cómo no me puse a morir allí mismo.

Un día os haré la receta de la oreja a la cerveza… uufff, muy buena!

Luis Crespo

Anuncios

Hoy aconsejamos… “Los Amigos”

los-amigos-pan

Mucha gente ya sabrá de lo que estamos hablando cuando leen el nombre de ese bar…, efectivamente,  hablamos de ponernos gochos por poco dinerete. Por una cerveza pequeña te pones hasta arriba de aperitivos de todo tipo, eso sí, este local no es para finolis.

No hay nada mejor que empezar una buena juerga cenando en Los Amigos. Te dejas cuatro eurillos, sale con tres cervezas y con la tripa reventona de todos los platitos que te sirven.

El bar es bastante chiquitillo, las servilletas son rollos de papel higiénico colgado del techo, pero amigo… antes de pedir nada ya te han dado 5 platos de comida. Te pueden servir bravas, croquetas, queso, chistorra… lo que sea, siempre y cuando no les lleve mucho tiempo cocinarlo.

Los productos de freidora como empanadillas, palitos de merluza o calamares son igual de claves que el embutido. Salchichas con tomate, posturas de queso y tacos de jamón york… fácil, baratito y gusta a casi todo el mundo.

Lo mejor de todo es la sensación de ver que no cabe nadie más en el bar y, como por arte de magia, entran otras cinco personas sin que nuestra incomodidad se resienta.

El lugar está en Madrid y más concretamente en la esquina de la calle Ezequiel Solana con San Fidel, muy cerca de metro de Ascao. La calle Alcalá no queda muy lejos y la zona está llena de bares que bordean el mismo estilo. Aquí podréis ver con claridad cómo llegar a Los Amigos.

Sólo podemos decir que hemos ido bastante y que nuestra tripa está perfectamente, lo aconsejamos

Nos comemos el gran clásico

barca-madrid-pan

Se aproxima el partido más importante de la Liga, o eso dicen, y el, a priori, más desnivelado desde hace muchos años. Los hay que sólo vamos a verlo por lo que nos pongan de comer en la casa o el bar de marras, pero os vamos a dar consejillos para ser buenos anfitriones o mejores invitados. He vivido derbis madrileños y partidos en general… pero no son iguales que los Barcelona-Madrid ni a la hora de los aperitivos.

Desde aquí haremos una pequeña recopilación de lo que se puede comer antes, durante y después del gran clásico. En este tipo de eventos no tenemos que olvidar a los compañeros de batallas de un Barcelona-Recre o de un Madrid-Osasuna, los panchitos y las patatas fritas. Claro que están bien, pero ya que viene gente a casa, démosle otro vuelta de tuerca  al asunto.

El menú tiene que empezar con el prepartido, momento en el que sacamos las cosas más baratas para premiar a los que llegan antes, que suele coincidir con los más gorrones. Dato importante: si un colega trae galletitas saladas, probablemente él sea uno del ínfimo porcentaje al que le gustan a rabiar… son más listos de lo que parece.

Los frutos secos van a ser parte de tu mobiliario casero durante el tiempo de la reunión. Como consejo os diríamos que pusierais las viandas que puedan manchar cuanto antes, si puede ser antes de empezar, mejor. Es típico que haya berberechos, banderillas y aceitunas violadas por un pepinaco, pero todo eso gotea… imaginaos que en el momento en el que alguien tiene que reclamarle un penalti al árbitro éste está mordiendo una suculenta berenjena y el liquidillo, que siempre sale disparado, va desde la boca de “Pepito” a tu preciado sillón.

Lo dicho, para el momento del partido lo que se necesita es cerveza, kikos, panchitos y para los más finolis palomitas. A lo mejor esto que digo os va a parecer fuera de lugar, pero por Dios, ¡qué alguien compre una bolsa de un kilo de golosinas! Juntad esos panchitos con miel junto a una coca cola de gominola… ufff, probadlo. Si queréis tener más información de los panchitos a los que hago referencia son los de la marca Eagle, un poco caretes pero enganchan al más “pintao”. Comprad dos botes. Alcampo y Carrefour tienen algo parecido con su marca blanca que tampoco está mal.

El descanso es el momento de comer con contundencia, pizza a poder ser. No hay nada más futbolero que el bocata y la bota de vino, pero en una casa no es plan, ¿verdad? La pizza se puede coger en la mano y no necesitas plato… es el invento clave.

Las segundas partes suelen ser en las que se escuchan estas dos frases “¡Pero cómo puedes seguir comiendo, animal!” y “Pues yo me tomaba un helado ahora”. El que no haya escuchado estas frases alguna vez es que le habían mandado a comprar bebida.

Para los ganadores les aconsejamos el cava y para los que pierdan también, pero que le echen cerveza Guinnes. Este cóctel se llama Black Velvet y se inventó en Londres en el año 1860 tras la muerte de un rey. Tan triste fue aquella situación que el cava también se vistió de luto y por eso también se le conoce como cava negro. No hay nada más triste que perder un derbi, mejora tu vida con este cóctel.

Disfrutadlo y comed con prudencia.

P.D. Como puedes ver  ya he cumplido con tu reto Joserra

Luis Crespo

Tapas “refrescocerveciles”: Patata con boquerón

patata-boqueron-pan 

Esta nueva sección, o conjunto de posts con algún nexo en común, va a tratar acerca de lo que nos ponen en los bares cuando les pedimos una cañita o un refresco. Las entradas no van a ser muy largas… pero seguro que todos y cada uno de vosotros tenéis alguna anécdota referida a estas tapas.

En el primero me gustaría hablar sobre las legendarias patatas fritas con boquerón en vinagre. Debo reconoceros que de pequeño el simple olor del vinagre hacía que ni me acercara al plato de aperitivos. Era como mi criptonita, si no querían que Luis comiese algo, con poner un boquerón ya valía.

Con los años uno se ha ido haciendo inmune a esa criptonita y soy yo el que pide que pongan algo encima de la patata. Una mezcla digna de la mejor ensalada, sí, de la mejor ensalada. Por lo general a una ensalada le echáis aceite, vinagre y sal… ¿y qué llevan las patatas? aceite y mucha sal, ¿y qué llevan los boquerones? criptonita, digo vinagre.

Por lo que, el que quiera disfrutar de este aperitivo nada dietético, que lo haga y los que tengan algún tipo de pesar, que piensen que el mismo aceite, vinagre y sal se lo echarán cuando se coman una ensalada.

Disfrutad de las patatas con boquerones y contadnos todo lo que se refiera al mundo de la tapa post-refrescocervecil, esperamos vuestras anécdotas.

Luis Crespo

Entrantes para quedar bien 1

Quedaos con esta cita “lo bueno si breve, dos veces bueno”. Nosotros hemos decidido ser breves tres veces para ser buenisísimo y no aburriros nada de nada. Además, estos entrantes están preparados para todos los gustos y oportunidades.

Viene alguien a tu casa, le pones un cóctel de los recomendados y luego los rollitos de cena. Uff, quedas como Dios. Es fácil de hacer pero a lo mejor no es un plato que eches mano a la nevera y esté todo. Seguramente tu frigo no tendrá ni mango o manga (lo mismo nos da) ni hoja de roble. Para el que haya leído hoja de roble y se haya pensado, como yo, que es la de los árboles… les diré que lo siento, pero no es tan obvio. Es una lechuga medio rizada que tiene las puntas de color verde oscuro y con bastante más sabor que la usual. Probadla y luego nos contáis.

El segundo plato fue las gambas al ajillo, una receta tremendamente sencilla y que sólo tiene el problema de que hay que hacerlo un poco más lento de lo normal. Si tienes 15 minutillos quedarás como un señor ante tus invitados con unas auténticas gambitas al ajillo.

La última, la de los aperitivos, es tremendamente rápida. Hacer un aperitivo es algo que está al alcance de todos, pero con lo que os tenéis que quedar es con la mezcla. Lechuga, jamón york y palitos de cangrejo que junto a  la salsa rosa hacen un relleno muy sabroso.

Ver receta completa

Esperamos que las llevéis a cabo en algún momento y luego nos comentéis qué tal os ha ido.

P.D. Si os ha gustado la canción del vídeo os la podéis bajar pinchando aquí. El título es “SaReGaMa & Hamelin Bérengnier – Honky Fonky (2007)”