Archivo de la etiqueta: comer

Vivan las tapitas de Jaén

jaen-pan1

Estás de vacaciones, te vas a un bar, pides una caña y te ponen un sandwich mixto con un platito de olivas. ¡Ole sus coj…! ¡Vaya Semana Santa de comer!

Antes de nada debemos pedir disculpas por haber estado tantísimo tiempo sin escribir… si tuviéramos excusa nos agarraríamos a ella como un clavo ardiendo, pero como no la tenemos preferimos callarnos.

Supongo que con el titular del post ya sabréis que nos referimos a Jaén, una de las zonas que más te “ataca” con comida rica de manera gratuita. Pensábamos que la fama se iba a comer a la verdadera realidad, pero no.

Todos los sitios en los que nos paramos a tomarnos una cañita, o un Nestea en el caso de Raquel, tenían tapas diferentes a las anteriores. Nunca en nuestra vida habíamos recibido un sandwich mixto al pedir una bebida en un bar… ¡Y vive Dios que nos gustó!

Además, los precios de las bebidas y las raciones eran mucho más baratos de lo que nos podíamos imaginar. Bien es cierto que no fuimos a sitios muy turísticos, quizás por eso los precios no estaban tan inflados como en otros lugares.

En este caso no os podemos aconsejar un restaurante en exclusiva, ya que si vais a la zona de Jaén ,sobre todo a sus pueblos, en cualquier sitio os van a poner bien de comer y bastante baratito.
Al margen de la comida, el viaje ha estado muy chulo y aconsejamos a todo el que quiera que se pase por el Parque Natural de la Sierra de Cazorla. Si queréis más información, preguntad.

Contra el hambre, mejor caramelo que chicle

caramelo-chicle-pan

A lo largo del día el hambre llama a nuestra puerta, pero la mayoría de las veces ya sea por que estamos trabajando, porque estamos en clase, o porque estamos fuera de casa, nuestra solución es introducirnos un chicle en la boca. En otras ocasiones elegimos la opción del caramelo, la cual, como explicaremos a continuación, es mejor.

¿Qué sucede cuando tomamos un chicle? Comenzamos a salivar más y esto envía una orden a los jugos gástricos del estómago que comienzan a trabajar. Pero…¡sorpresa! ¡No hay alimento que digerir! Es decir, estamos alterando las funciones de estos ácidos que son los que nos ayudan cuando sí hay alimento. Al no tener nada frente a lo que actuar, estos jugos generados pueden interaccionar con otras sustancias de nuestro organismo, lo que no nos favorece en absoluto. En el caso de los caramelos, es parecido, pero como dura mucho menos en nuestra boca, el efecto es mínimo.

Por tanto, cuando tengáis hambre y no tengáis qué comer a mano, elegid la posibilidad de tomar un caramelo en vez de un chicle, aunque como siempre, sois libres de vuestra elección.

Raquel Campaya

Hoy aconsejamos… “Los Amigos”

los-amigos-pan

Mucha gente ya sabrá de lo que estamos hablando cuando leen el nombre de ese bar…, efectivamente,  hablamos de ponernos gochos por poco dinerete. Por una cerveza pequeña te pones hasta arriba de aperitivos de todo tipo, eso sí, este local no es para finolis.

No hay nada mejor que empezar una buena juerga cenando en Los Amigos. Te dejas cuatro eurillos, sale con tres cervezas y con la tripa reventona de todos los platitos que te sirven.

El bar es bastante chiquitillo, las servilletas son rollos de papel higiénico colgado del techo, pero amigo… antes de pedir nada ya te han dado 5 platos de comida. Te pueden servir bravas, croquetas, queso, chistorra… lo que sea, siempre y cuando no les lleve mucho tiempo cocinarlo.

Los productos de freidora como empanadillas, palitos de merluza o calamares son igual de claves que el embutido. Salchichas con tomate, posturas de queso y tacos de jamón york… fácil, baratito y gusta a casi todo el mundo.

Lo mejor de todo es la sensación de ver que no cabe nadie más en el bar y, como por arte de magia, entran otras cinco personas sin que nuestra incomodidad se resienta.

El lugar está en Madrid y más concretamente en la esquina de la calle Ezequiel Solana con San Fidel, muy cerca de metro de Ascao. La calle Alcalá no queda muy lejos y la zona está llena de bares que bordean el mismo estilo. Aquí podréis ver con claridad cómo llegar a Los Amigos.

Sólo podemos decir que hemos ido bastante y que nuestra tripa está perfectamente, lo aconsejamos

Campeonato de comedores compulsivos

mle

Seguro que en algún momento habéis visto finalizar informativos con imágenes de personas tragando comida a toda prisa. Perritos calientes, pizzas o jalapeños son sólo tres ejemplos de los muchos concursos que existen.

Lo que no sé si sabéis es que toda esa gente compite en una Liga estadounidense para ver quién es el más “gocho” de todos.

www.majorleagueeaters.com  es la dirección de la web y, con que sepáis algo de inglés, podéis flipar hasta límites insospechados. Intentaré ir desgranando un poco los concursos más salvajes y presentando a los primeros del ranking, pero eso será en otros posts.

Si alguien es muy, muy impaciente, puede meterse en el podcast de elcocinillas y escuchar la sección de hace un par de semanas. Allí hablamos un poco de todos los concursos pero muy por encima, sin pararnos en pormenores.

ElCocinillas en Agualimón: 4ª parte

podcast

Esta semana en la sección en Agualimón estamos que lo tiramos. El tiempo se alargó como un chicle, contamos bastantes curiosidadesy por primera vez hay muchas novedades que aún no habéis podido leer en ningún post

El tema de exposición, y posterior discusión, ha sido el excitante mundo de los concurso de comer a lo bestia. Hace una semanita escribimos sobre un campeonato de ortigas y tirando del hilo llegamos a encontrar una federación oficial de comilones en Estados Unidos… no hay desperdicio.

Poco a poco iremos desgranando los puntos expuestoscon unos extensos posts, con sus respectivos enlaces y ahondando más en los eventos. A ésto sí que se le puede llamar comida rápida

¿Qué comemos cuando estudiamos?

comida-estudio-pan

Está claro que no hay nada que dé más hambre que estudiar. Con pensar en esa palabra y encender el flexo, algo en nuestra cabeza nos dice que tenemos que ver el contenido de la nevera. Estamos en la obligación de mirarlo como poco 5 veces a la hora, por ver si la relación del queso manchego y la leche desnatada ha engendrado quesito de El Caserío…

Si acababas de merendar y te ponías con los deberes, descuida que el hambre te iba a volver en un par de minutos. En mi caso, por lo general, el chocolate y las galletas María eran mi debilidad. Eso sí, cuando en época de navidades había jamón… la de veces que me habré cortado en esas incursiones furtivas a la terraza.

Porque esa es otra, esquivar el control paterno. Como máximo te podían pillar dos veces, una que decías que ibas al baño y otra a por agua, fin. A la tercera la bronca te caería de todas, todas.

A mí me gustaban estas cosillas, pero entre la gente que he preguntado destaca el fuet, uno de esos grandes inventos en los que podías pegar un ‘bocao’ y huir de una manera silenciosa. Estoy seguro de que los más finolis le quitaban la piel… ¡meek! Error. Son segundos vitales y restos orgánicos que no tienen que encontrar nadie.

La paella fría, la tortilla de patata que había sobrado de la comida o la típica cinta de lomo iba desapareciendo mordisco a mordisco. El que tenga hermanos que estudiaban en las mismas edades podrán ver como los humanos no somos tan distintos, todos vemos un filete frío y le hincamos el diente.

El mundo del fruto seco también ha sido importante para los estudiantes, aunque tuviera un gran problema… las bolsas. ¿Habéis intentado abrir una bolsa de patatas haciendo el menor ruido posible? No sé bien si será porque no pretendemos hacer ningún sonido, pero cuando abres sigilosamente cualquier snack formas un estruendo de la leche.

No hay que olvidarse de los cereales, los quesitos y las aceitunas porque su conjunción ha hecho repetir curso a más de uno. Alimentos rápidos y que enganchen…

Dios, me están entrando ganas de meterme a estudiar algo…

Luis Crespo

Resaca de comer

cena-fam-pan

Estamos en pleno ecuador de ingestas masivas y tenemos un malestar bastante típico. Quien más y quien menos tiene, o ha tenido, esa sensación de pesadez y saturación que no es nada agradable.

Los estudios que hemos ido mirando por Internet parece que cifran el aumento de peso medio en los tres kilos… depende de las personas esto se nota más o menos. Al margen de lo puramente estético, lo que hay dentro de ti tarda bastante en recuperarse. El cuerpo se acostumbra a unos alimentos muy calóricos y es lógico que cuando cortamos ese flujo nuestro organismo responda diferente.

Este tema es parecido al que se emborracha. Durante un tiempo muy corto ha metido en su cuerpo mucho alcohol y al día siguiente su desacostumbrado organismo se queja. Por eso, muchas veces dicen que beberse una cerveza o algo con alcohol el día de resaca es bastante aconsejable. Se supone que haciendo ésto el cuerpo no tiene una carencia tan fuerte y se pueda acostumbrar a la vida abstemia con un salto menor.

Con el ejemplo que acabamos de poner queremos decir que hay que comer con moderación y dejar de comer también con cuidado, porque nuestro estómago no es algo que programemos según el día, sino que se va acostumbrando y hay que tenerlo en cuenta.