Archivo de la etiqueta: huevos

La mahonesa es española

Muchas son las leyendas que dicen que la mahonesa procede de España o de Francia, pero nosotros os vamos a comentar las más plausibles.

La hipótesis que parece ser la verdadera está datada hace algún que otro siglo, más concretamente entre el año 1756 y 1763, coincidiendo con la Guerra de los Siete Años. Por aquel entonces, los franceses atacaron la isla de Mahón, capital de Menorca y en poder de los ingleses.

La historia dice que el duque de Richelieu estaba preparando el asalto final a la isla mientras daba un paseo por una de sus calles. Cuando la noche cayó y el hambre apretó, Richelieu decidió entrar en una fonda y pedir comida. El mesonero sólo le ofreció unas tiras de carne con un aspecto terrible pero dijo que no se las daría porque no eran dignas de un hombre de su nivel. El duque, muerto de hambre, le dijo que lo arreglara como pudiera y le recordó “que en tiempo de hambre no hay pan duro”.

Así lo hizo y lo acompañó con una salsa de huevo que pronto bautizó Richelieu como Mahonesa, o salsa de Mahón.

Otra hipótesis decía que lo había inventado un francés presente en Mahón durante la misma guerra, algo que un estudio de Camilo José Cela tiró por tierra unos cuantos años después. Además, los orígenes etimológicos daban algunas teorías de lo más absurdas. La primera de ellas decía que podía provenir de Bayona y por eso se la llamaban Bayonesa, o que recibe el nombre de Mayonesa en honor al duque Mayenne.

Las probabilidades son infinitas, pero la historia que hemos explicado en detalle es la más repetida en todos los sitios consultados. Que no se piensen los franceses que la mahonesa es un invento suyo, ellos sólo estuvieron en el momento idóneo y en el lugar elegido.

Anuncios

Tortilla de patata

La tortilla de patata es el gran clásico de la dieta mediterránea, pero lo que no sabe mucha gente son algunos de sus trucos. Con la que ahora os presentamos queremos demostrar lo facilísimo que es hacer este entrante taaan típico.

Con esta receta queremos empezar a compartir con todos algunos de los platos que nos han servido para quedar bien y recibir alabanzas como: “Hala! ¿Lo has hecho tú?” o “Venga anda… ¿Dónde lo has comprado?”. Cada semana os haremos llegar una, eso sí, no será la única sorpresa en forma de vídeo, sólo tenéis que esperar.

Receta completa

P.D. Si os ha gustado la canción del vídeo os la podéis bajar pinchando aquí. El título es “SaReGaMa & Hamelin Bérengnier – Honky Fonky (2007)”

La importancia de lavar los huevos

Huevos sucios

Huevos sucios

Aunque muchos no lo crean necesario, es recomendable lavar los huevos inmediatamente antes de utilizarlos en nuestras recetas culinarias, especialmente si se van a emplear en estado crudo. El porqué se debe a que las cáscaras de éstos acumulan gran cantidad de enterobacterias y tomando esta medida de seguridad y desinfección podremos atenuar la posibilidad de que nos afecten Salmonellas que luego nos provoquen su enfermedad. Pero no son los únicos microorganismos existentes, hay hasta más de 30 familias potenciales de enterobacterias que, sin embargo, no son muy resistentes a los desinfectantes o productos de limpieza empleados habitualmente.

Esta medida debería de ser aplicada a la hora de preparar mayonesa, por ejemplo, aunque en este caso recomiendo que se compre preparada en tiendas o supermercados. La razón es muy sencilla: en el segundo caso se ha realizado la pasteurización de los huevos. Ya que en gran parte de los hogares se prefiere realizar casera, aconsejamos correr el menor riesgo posible.

El consejo que damos es no limpiar la cáscara sólo con agua y un estropajo (medida preventiva leve), sino lavar sólo los huevos limpios, no manchados, mediante inmersión y con una solucion acuosa de un detergente preferentemente hipoclorito (lejía), durante un mínimo de 5minutos. Se pueden emplear detergentes, pero con la precaución de realizar posteriormente un buen aclarado para eliminar todos los posibles residuos químicos. Se enjuaga la cáscara con abundante agua y se seca con papel de cocina, no paños ni trapos.

No olvidéis que el lavado debe realizarse justo antes de su utilización. La razón es la siguiente: a pesar de las ventajas comentadas anteriormente, si lavamos un huevo y lo guardamos durante varios días estamos cometiendo un grave error. La cáscara del huevo es muy porosa, y lo que conseguiríamos sería que los gérmenes penetraran al interior, poniendo en peligro la salud del comensal. Los huevos se deben mantener refrigerados, a ser posible en la parte más fresca de la nevera, para que duren más días.

Para el que dude de dicha recomendación puede echar un vistazo a la página de AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición).

Raquel Campaya