Archivo de la etiqueta: patata

Nos comemos el gran clásico

barca-madrid-pan

Se aproxima el partido más importante de la Liga, o eso dicen, y el, a priori, más desnivelado desde hace muchos años. Los hay que sólo vamos a verlo por lo que nos pongan de comer en la casa o el bar de marras, pero os vamos a dar consejillos para ser buenos anfitriones o mejores invitados. He vivido derbis madrileños y partidos en general… pero no son iguales que los Barcelona-Madrid ni a la hora de los aperitivos.

Desde aquí haremos una pequeña recopilación de lo que se puede comer antes, durante y después del gran clásico. En este tipo de eventos no tenemos que olvidar a los compañeros de batallas de un Barcelona-Recre o de un Madrid-Osasuna, los panchitos y las patatas fritas. Claro que están bien, pero ya que viene gente a casa, démosle otro vuelta de tuerca  al asunto.

El menú tiene que empezar con el prepartido, momento en el que sacamos las cosas más baratas para premiar a los que llegan antes, que suele coincidir con los más gorrones. Dato importante: si un colega trae galletitas saladas, probablemente él sea uno del ínfimo porcentaje al que le gustan a rabiar… son más listos de lo que parece.

Los frutos secos van a ser parte de tu mobiliario casero durante el tiempo de la reunión. Como consejo os diríamos que pusierais las viandas que puedan manchar cuanto antes, si puede ser antes de empezar, mejor. Es típico que haya berberechos, banderillas y aceitunas violadas por un pepinaco, pero todo eso gotea… imaginaos que en el momento en el que alguien tiene que reclamarle un penalti al árbitro éste está mordiendo una suculenta berenjena y el liquidillo, que siempre sale disparado, va desde la boca de “Pepito” a tu preciado sillón.

Lo dicho, para el momento del partido lo que se necesita es cerveza, kikos, panchitos y para los más finolis palomitas. A lo mejor esto que digo os va a parecer fuera de lugar, pero por Dios, ¡qué alguien compre una bolsa de un kilo de golosinas! Juntad esos panchitos con miel junto a una coca cola de gominola… ufff, probadlo. Si queréis tener más información de los panchitos a los que hago referencia son los de la marca Eagle, un poco caretes pero enganchan al más “pintao”. Comprad dos botes. Alcampo y Carrefour tienen algo parecido con su marca blanca que tampoco está mal.

El descanso es el momento de comer con contundencia, pizza a poder ser. No hay nada más futbolero que el bocata y la bota de vino, pero en una casa no es plan, ¿verdad? La pizza se puede coger en la mano y no necesitas plato… es el invento clave.

Las segundas partes suelen ser en las que se escuchan estas dos frases “¡Pero cómo puedes seguir comiendo, animal!” y “Pues yo me tomaba un helado ahora”. El que no haya escuchado estas frases alguna vez es que le habían mandado a comprar bebida.

Para los ganadores les aconsejamos el cava y para los que pierdan también, pero que le echen cerveza Guinnes. Este cóctel se llama Black Velvet y se inventó en Londres en el año 1860 tras la muerte de un rey. Tan triste fue aquella situación que el cava también se vistió de luto y por eso también se le conoce como cava negro. No hay nada más triste que perder un derbi, mejora tu vida con este cóctel.

Disfrutadlo y comed con prudencia.

P.D. Como puedes ver  ya he cumplido con tu reto Joserra

Luis Crespo

Anuncios

Tapas “refrescocerveciles”: Patata con boquerón

patata-boqueron-pan 

Esta nueva sección, o conjunto de posts con algún nexo en común, va a tratar acerca de lo que nos ponen en los bares cuando les pedimos una cañita o un refresco. Las entradas no van a ser muy largas… pero seguro que todos y cada uno de vosotros tenéis alguna anécdota referida a estas tapas.

En el primero me gustaría hablar sobre las legendarias patatas fritas con boquerón en vinagre. Debo reconoceros que de pequeño el simple olor del vinagre hacía que ni me acercara al plato de aperitivos. Era como mi criptonita, si no querían que Luis comiese algo, con poner un boquerón ya valía.

Con los años uno se ha ido haciendo inmune a esa criptonita y soy yo el que pide que pongan algo encima de la patata. Una mezcla digna de la mejor ensalada, sí, de la mejor ensalada. Por lo general a una ensalada le echáis aceite, vinagre y sal… ¿y qué llevan las patatas? aceite y mucha sal, ¿y qué llevan los boquerones? criptonita, digo vinagre.

Por lo que, el que quiera disfrutar de este aperitivo nada dietético, que lo haga y los que tengan algún tipo de pesar, que piensen que el mismo aceite, vinagre y sal se lo echarán cuando se coman una ensalada.

Disfrutad de las patatas con boquerones y contadnos todo lo que se refiera al mundo de la tapa post-refrescocervecil, esperamos vuestras anécdotas.

Luis Crespo

Chorizo con chocolate, manjar de dioses

Y el que no lo piense que lo pruebe, bueno a todo el que le gusten los dos por sí solos. En este post quería rescatar todas esas “comidas” que concebíamos de pequeños cuando nos hacíamos la merienda. Teníamos que aprovechar el momento justo en el que nuestra madre se iba por ahí y nos dejaba la cocina.  Todas las mezclas que os voy a contar las he visto con mis propios ojos y os aseguro que han disfrutado comiéndolas.

Existían dos elementos que eran casi primordiales en las guarradas, los derivados de la patata y del chocolate. Yo debo reconocer que era un adicto a comer chocolate con chorizo cantimpalo entre rebanadas de pan de molde. Pero los hay que preferían la Nocilla con chorizo…  sigo pensando que lo bueno es lo mío. 

Sin salirnos de esa crema de leche, cacao, avellanas y azúcar, he visto como amigos míos untaban una rebanada con pate de la marca “Abri-come”, otra con Nocilla y la juntaban.  Éstas podían ser más o menos normales… pero a partir de ahora la cosa se va a poner más… curiosa.

Tengo un colega que se hacía bocadillos de panchitos y otro de aceitunas. Raquel hace unos sabrosos sándwiches mixtos que acaba sumergiendo en Cola Cao. Yo mismo tuneaba las magdalenas de toda la vida abriéndolas a la mitad y metiendo entre medias cualquier embutido con salsa de tomate.

Quién no se acuerda de las fiestas de los cumpleaños en la que nos daban patatas, esos gusanitos naranjas que olían horrible y muchos líquidos. Siempre acababa haciéndome mi primer Kalimotxo con coca cola y Fanta naranja, yo decía que sabía a Nestea… probadlo ahora y ya me contáis. Tenía espíritu de coctelero. Pero esto no era lo único… cada producto comestible de un cumpleaños tenía que probarse con su consiguiente baño en bebida. Patatas con sal, los terribles gusanitos naranjas o los propios 3D (que servían como improvisados vasitos para los diminutos)  acababan siempre sumergidos.

Ya termino, pero no me podía dejar el mundo de los postres. Los hay que aún siguen tomándose el Sandy de chocolate con patatas del McDonalds en vez de con cuchara. Menos mal que atrás dejamos el momento “tarta con todo” de todos los cumpleaños. He llegado a ver tarta de nata con panchitos, 3D y gusanitos. Sin comentarios.

Para el final he dejado la “guarrada” que más me ha hecho reír de todas. Plátano con patatas fritas de bolsa al ajillo. TOMA YA!!!  Qué cojones tienes María, eres la nueva  Ferrán Adriá.

P.D. Éste es un pequeño homenaje a todos los que habéis comentado, el mito de la tortilla de Nocilla al descubierto

 

Luis Crespo