Archivo de la etiqueta: RaquelCampaya

El riesgo de abusar de los chicles

chicle-pan

Aunque muchos piensen que se trata de un mito, en realidad, abusar de los chicles como sustitutivos del tabaco o las comidas puede provocar diarreas y pérdidas de peso. Esto es causado por el sorbitol, empleado como laxante y edulcorante en algunas comidas. Pero investiguemos un poco más acerca de esto.

Si buscáis en páginas de Internet para corroborar la información descubriréis que la mayoría habla de este efecto cuando se trata de chicles y caramelos sin azúcar. Efectivamente es en éstos, ya que se emplea el sorbitol como sustitutivo del azúcar, también conocido como el E-420, en alimentos de carácter dietético. Unos investigadores alemanes atribuyeron el diagnóstico final de dos pacientes al abuso de consumo de chicles. Éstos sufrían diarrea crónica, pérdida de peso severa y dolor abdominal. Pese a las advertencias que aparecen en las cajas de chicles, la mayoría de consumidores no asocia los problemas intestinales con el consumo excesivo de sorbitol.

Pero, ¿qué es el exactamente el sorbitol? Se trata de un poliol o alcohol de azúcar que se obtiene por reducción de la glucosa, industrialmente hablando. En la naturaleza se produce por la fotosíntesis en las hojas de ciertas plantas de la familia de Rosaceae y Plantaginaceae, aunque también se encuentra en las peras, manzanas, cerezas, melocotones o duraznos.

El sorbitol sólo es nocivo si se abusa del mismo porque nuestro organismo lo metaboliza lentamente.

Raquel Campaya

Contra el hambre, mejor caramelo que chicle

caramelo-chicle-pan

A lo largo del día el hambre llama a nuestra puerta, pero la mayoría de las veces ya sea por que estamos trabajando, porque estamos en clase, o porque estamos fuera de casa, nuestra solución es introducirnos un chicle en la boca. En otras ocasiones elegimos la opción del caramelo, la cual, como explicaremos a continuación, es mejor.

¿Qué sucede cuando tomamos un chicle? Comenzamos a salivar más y esto envía una orden a los jugos gástricos del estómago que comienzan a trabajar. Pero…¡sorpresa! ¡No hay alimento que digerir! Es decir, estamos alterando las funciones de estos ácidos que son los que nos ayudan cuando sí hay alimento. Al no tener nada frente a lo que actuar, estos jugos generados pueden interaccionar con otras sustancias de nuestro organismo, lo que no nos favorece en absoluto. En el caso de los caramelos, es parecido, pero como dura mucho menos en nuestra boca, el efecto es mínimo.

Por tanto, cuando tengáis hambre y no tengáis qué comer a mano, elegid la posibilidad de tomar un caramelo en vez de un chicle, aunque como siempre, sois libres de vuestra elección.

Raquel Campaya

La ascensión de las burbujas

burbujas-pan

Cuando servimos una copa de cava, champagne o cerveza, más de una vez nos quedamos obnubilados observando cómo ascienden las burbujas y lo que duran. Pero, ¿por qué varían de unas bebidas a otras? ¿Por qué comienzan siendo chiquititas y luego crecen? Hay quienes afirman que la calidad del cava se mide en función de las burbujas que tenga y su durabilidad, sin embargo, no hay ningún estudio científico que lo confirme. Nosotros vamos a explicar nuestra teoría científica, comentada además en una clase de la facultad hace un par de años.

Las bebidas carbonatadas contienen burbujas debido al gas carbónico (CO2) que se les inyecta. Sin embargo, en un vino espumoso son consecuencia de su segunda fermentación en botella: la levadura fermenta los azúcares que se han añadido a la botella y los transforma en moléculas de alcohol y dióxido de carbono. Cuando descorchamos una botella, el equilibrio que se había formado previamente entre el gas carbónico del líquido y el que se encuentra en el espacio entre el corcho y el líquido, se rompe. Entonces el líquido queda sobresaturado de CO2 y lo desprende en forma de pequeñas burbujas. Para que se formen, han de superar la presión del líquido que las rodea. Cuando una molécula asciende, le van acompañando varias, que aumentan su diámetro consiguiendo romper dicha presión y alcanzar la superficie. Cuanto mayor es la presión, más difícil es la formación de burbujas ya que puede ocurrir una reabsorción de las mismas.

La copa influye también en la formación de las burbujas, aunque más que de la copa deberíamos hablar de las impurezas del vidrio. La nucleación, término científico para definir la formación de una burbuja, se produce por depósitos calcáreos del agua, o incluso sedimentos que quedan en las copas por haberlas secado con un trapo, por lo que recomendamos lavar las copas con agua; el uso de jabón impide la formación de burbujas por lo que habrá que aclarar muy bien el detergente cuando lo utilicemos.

 Cuando servimos un cava, por ejemplo, se forman burbujas que se adhieren a los residuos. Por atracción con otras moléculas de CO2, empiezan a crecer, pasando de ser invisibles a visibles por el ojo humano. En función de la cantidad de gas que contenga una bebida, la rapidez en la ascensión de las burbujas será mayor o menor. Así, podremos decir que un cava tiene más presión que una cerveza y por tanto las burbujas de esta última serán más lentas. Hay puntos en los que continuamente se forman burbujas; esto es debido a que algunas partículas quedan fijadas en el vidrio, si miramos con atención podremos verlo.

Bien es cierto que las burbujas participan en el sabor, ácido y refrescante del cava, pero creemos que no es determinante para saber si un cava es mejor o peor que otro.

Raquel Campaya

El queso de Gruyère

gruyere-pan

Seguramente si mencionamos el queso de Gruyère o Gruyer, todos nos vamos a imaginar un queso lleno de agujeros, ¿verdad? Sin embargo esta asociación no es del todo correcta. Sí, vivimos engañados, pero en ElCocinillas os vamos a contar la verdadera historia.

El queso de gruyer es un queso suave, de origen suizo (de la región de Gruyère, de ahí el nombre) fabricado a base de leche de vaca y cuajo triturado. Durante muchos años se denominó como gruyer tanto al queso producido en Suiza como a cualquiera que se fabricaba en Francia. En esta última región es bien conocido el queso Emmental, el cual realmente dio origen a la expresión que normalmente utilizamos de “tiene más agujeros que un queso de gruyer”, cuando realmente nos estamos refiriendo al Emmental.

Se puede describir como un queso que se fabrica en forma de rueda y con corteza granulada y parduzca. Puede presentar agujeros de medio a 1cm, pero normalmente carece de éstos. A partir del momento en que el queso está listo para consumo, conserva sus propiedades durante un mes a una temperatura de 15ºC.

Hoy en día se habla de la familia de quesos de gruyère, pero ya sabéis que el verdadero no tiene agujeros, por lo que podremos comer más queso… En Emmental querido Watson, no sucede lo mismo…así que si volvéis a escuchar la expresión, podréis desmentirla o contar la historia que de tan antaño llevamos arrastrando y que da lugar a tal confusión.

Raquel Campaya

Baileys con Coca Cola, muy malo para tí

¿Cuántas veces hemos escuchado que no debemos mezclar Baileys con Coca-Cola o cualquier otro tipo de bebida gaseosa porque se nos puede formar una bola en el estómago?, pero., ¿es esto cierto?

No sé si habéis probado a mezclarlo en un vaso, pero desde luego la reacción producida no es muy agradable a la vista, por lo que prefiero no pensar qué pasaría en nuestro estómago. Para que os hagáis una idea hasta que colguemos el vídeo, imaginaos una espuma un tanto asquerosilla marrón, separada de la rica crema de licor.

Los expertos recomiendan no ingerir dichas bebidas en un corto espacio de tiempo. La explicación que ofrecen es que al mezclarse el Baileys con los jugos gástricos del estómago se forma una emulsión que al juntarse con la Coca-Cola se produce una bola que el cuerpo humano es incapaz de digerir. Esta bola es bastante peligrosa, pues contiene componentes corrosivos que pueden disolver las paredes del estómago, pudiendo causar perforaciones.

La semana que viene subiremos el vídeo con esta mezcla salvaje. Este fin de semana vamos a probarlo en un vaso, grabarlo y ver lo que sale, deseadnos muerte, digo suerte

Explicación científica del Mentos con Coca Cola

Muchos hemos escuchado que al mezclar coca cola con mentos, se producen géiseres de esta bebida. Otros lo han probado directamente. Sin embargo, el experimento funciona con coca cola light, aunque está claro que si agitas cualquier bebida gaseosa, ésta va a salir a propulsión de la botella, pues el gas va a ejercer tal presión que el líquido tendrá que liberarse.

La explicación científica se basa en que las moléculas de agua están unidas por enlaces de Hidrógeno y forman una capa en cada burbuja de CO2. Para la formación de nuevas burbujas será necesario romper dichos enlaces de las moléculas de agua, y la tensión superficial que tiene. Esta ruptura la producen los Mentos, debido a la goma arábiga, que disuelve las cadenas de agua, provocando la expansión de las burbujas.

Los Mentos contienen muchos poros, que favorecen la formación de burbujas. Por tanto podemos afirmar que el hecho de que los caramelos lleguen al fondo de la botella y que la botella tenga un orificio de salida pequeño, al producirse la reacción provoca que salga disparado en forma de geiser.

Para todo aquel que quiera probar el experimento, aconsejamos que se realice en un lugar que no se vaya a manchar nada y lejos de la gente. Para que veáis un video de lo que puede suceder, podéis pinchar aquí.

Extremad las precauciones en estos casos.

Raquel Camapaya

Frío instantáneo

¿Quién no se ha visto alguna vez en la situación de agotar toda la bebida de la nevera y los hielos para enfriar? Alguien te pide una bebida fresquita y tú… ¡Pues ya no hay problema! Con la mezcla que os proponemos a continuación, podréis conseguir ser anfitriones magníficos, pudiendo ofrecer bebida fresquita en cuestión de 2 minutos.

Únicamente necesitáis agua, hielo y sal. En un recipiente añadimos los 3 componentes; colocamos la botella o lata que deseemos enfriar y removemos para homogeneizar la mezcla, como mucho 2 minutos. Cuando lo extraigamos notaremos cómo está de fresquito y en nada de tiempo.

La explicación es la que sigue. Entre el agua y el hielo se produce un intercambio de energía del cuerpo más caliente al más frío, hasta alcanzar un equilibrio. Al mezclar agua y sal, el punto de congelación de ésta no decrece, como muchos creen, sino que el agua salada se congela a una temperatura inferior al punto de congelación del agua pura, es decir, la presencia de la sal consigue que el agua permanezca en estado líquido más tiempo mientras la temperatura continúa descendiendo.

Esperamos haberos servido de ayuda, que lo probéis y nos contéis vuestra experiencia.

Raquel campaya